Sabado 22
Junio de 2024
178 Usuarios en Linea
Catamarca
Argentina
22 avisos en clasificados

Hogar/plantas y animales

El significado de quemar hojas de laurel y para qué sirve

11/06/2024 | 

Disminuye el tamaño del texto Disminuir Fuente   Aumenta el tamaño del texto Aumentar Fuente   Imprimir Noticia Imprimir   Enviar la noticia por e-mail Enviar   Comentar Noticia Comentar   Publicar en Facebook Publicar   Publicar en Twitter Publicar
Noticia leida 528 veces

La hoja de laurel es una planta que se usa mucho para la cocina, especialmente para darle sabor y aroma a la comida. Además, se considera que tiene propiedades medicinales y nutritivas para tratar los problemas digestivos o infecciones. También, se pueden quemar estas para limpiar la energía de la casa y esto contiene un significado en particular.


El significado de quemar hojas de laurel y para qué sirve

El laurel es un símbolo de fuerza y poder, rico en propiedades medicinales y nutritivas. Forma parte de tradiciones y mitos por su gran significado espiritual. La quema de esta planta significa buen augurio. Quemar laureles puede traer un estado de paz mental y relajación llamada “atención plena”. Otro ritual puede ser ubicarlas debajo de la cama para atraer la suerte y la buena fortuna. Sahumando 3 hojas de laurel, podemos eliminar la mala energía de toda la casa.


En el Feng Shui, se recomienda utilizar las hojas como un incienso para limpiar el ambiente de energías negativas que puedan entrometerse y frustrar nuestros planes. Gracias a su relajante y fuerte aroma que desprende, quemar estas funciona como un relajante natural que elimina el estrés, alivia el dolor de cabeza y ayuda a conciliar el sueño mucho más rápido.


El laurel es una de las plantas más poderosas a nivel energético y espiritual. Es un remedio para deshacer la mala racha económica, mejorar nuestra suerte, y armonizar el ambiente.



Todos los derechos reservados a
catamarcaya.com - catamarcaya.com.ar
Contacto directo:
catamarcaya@yahoo.com.ar
Sms directo:
383 154 377769

Diseñado por: Martin Lobato Carbel