Jueves 28
Enero de 2021
214 Usuarios en Linea
Catamarca
Argentina
33 avisos en clasificados

Actualidad

¿Será posible evitar los contagios de coronavirus en Navidad y Año Nuevo?

24/11/2020 | 

Disminuye el tamaño del texto Disminuir Fuente   Aumenta el tamaño del texto Aumentar Fuente   Imprimir Noticia Imprimir   Enviar la noticia por e-mail Enviar   Comentar Noticia Comentar   Publicar en Facebook Publicar   Publicar en Twitter Publicar
Noticia leida 243 veces

La cadena inglesa de noticias BBC publicó una ingeniosa videonota sobre coronavirus: chicos chiquitos entrevistan a Papá Noel.

Le preguntan si va a haber Navidad. “Las cosas no van a ser iguales, pero no significa que la Navidad no esté por ocurrir. No olviden que Santa es un trabajador esencial”, informa él.

Una nena lo interroga por el uso de barbijo cuando vaya casa por casa. Y él: “Obviamente lo usaré, pero no alcanza. Hay que mantener la distancia social. Por suerte ustedes estarán durmiendo”. A solo un mes de las Fiestas de Fin de Año, las preguntas empiezan a brotar. ¿Hay algún modo seguro y poco estrambótico de juntarnos a despedir el año? ¿Existe la “burbuja perfecta”? Y lo más importante: ¿Van a permitir que nos reunamos en espacios cerrados?

Yendo de lo último a lo primero, la prensa consultó al Ministerio de Salud de la Nación si excepcionalmente habilitarán para las Fiestas encuentros sociales en espacios domésticos cerrados, es decir, más allá de la habilitación ya vigente de reuniones sociales de no más de 10 personas y al aire libre, con distanciamiento social y barbijo.

Mientras desde el ministerio de Salud porteño dijeron que “todavía no hay novedades al respecto”, en la cartera que dirige Ginés González García explicaron que “no está definido”, pero que “se irá viendo más cerca de la fecha, según cómo esté la situación (de los contagios)”. Sin embargo, remarcaron, “si no nos cuidamos y la cosa se desmadra, va a ser necesario volver para atrás en cuanto a las aperturas, habilitaciones y la movilidad”.

Donde sí adelantaron una serie de recomendaciones (que difundirán en los próximos días) que apuntan al coronavirus y a las Fiestas fue en el área de Salud de la provincia de Buenos Aires. Quien lo contó a este diario bromeó usando una colorida expresión: “Les decimos, entre nosotros, ’burbujas pan dulce’. Son burbujas de familias o amigos”.

Es decir, grupos de personas cuyo contacto se haya mantenido más o menos “cerrado” en las últimas semanas.

Según detallaron, “son 10 recomendaciones básicas para las Fiestas. La primera es construir una burbuja con amigos o familiares, pero, básicamente, gente conocida de la que uno sepa qué contactos tuvieron en los últimos días. Segunda, no ir a eventos con gente desconocida ni fiestas masivas. Tercera, que sea al aire libre. Cuarta, que si no puede ser al aire libre, sea en un ambiente ventilado y sin aire acondicionado”.

Luego, “la sexta recomendación es el uso del barbijo obligatorio. La séptima, que haya distanciamiento social entre las personas. La octava, que no haya más de diez participantes. La novena, que nadie comparta cubiertos, vasos o mate.” La décima es tener bien frescas las tres recomendaciones históricas que se repiten cada año: “Uno, no abusar de las bebidas alcohólicas con el mensaje de ’si tomás, no manejes’. En segundo lugar, cuidar una alimentación saludable. Y, la tercera, no usar pirotecnia para evitar accidentes y cuidar a las mascotas”.

Intención vs. realidad

¿Existe la burbuja perfecta, es decir, un grupo de personas cuyos miembros conozcan y tengan “control” de la recorrida social de todos los demás? Difícil, por no decir imposible. En muchas familias ocurre una circunstancia mixta. Por ejemplo, que mientras la mayoría de los miembros se viene aburriendo hace meses puertas adentro (estudiando, trabajando, los chicos literalmente rebotando...), alguno, sea por trabajo como por cualquier otra actividad deportiva o social, termina abriendo el círculo y, aun con los cuidados pertinentes, “rompe” la burbuja.

Es obvio, pero cabe remarcarlo: la fisura o ruptura de la burbuja abre una puerta por donde podría entrar el coronavirus. Así, el riesgo corre tanto para los miembros de la burbuja en cuestión como los de las otras burbujas que podrían sumarse a las fiestas de diciembre.

En este punto la discusión empieza a caminar por la cornisa del sentido común, ya que muchos terminan opinando que “total, para eso directamente ni usar el barbijo”.

“De ninguna manera. Hay distintos grados de riesgo. Mientras más se cuide la persona que circula por fuera de la burbuja, menos chances hay de que contagie al resto. No es blanco o negro”, enfatizó Adolfo Rubinstein, ex ministro de Salud de la Nación, doctor en Medicina y magister en Epidemiología Clínica.

Es cierto que “las burbujas son generalmente imperfectas. No son a prueba de todo. El tema es cuantas burbujas tenés en una misma fiesta o reunión. Si es la familia extendida (por ejemplo sumar abuelos…) o se suman grupos muy diversos y numerosos”.

Para Rubinstein, el tema está en “balancear los riesgos, ya que no es lo mismo si hay personas de riesgo que si no las hay”. Y, a la vez, “hay que balancear entre la cuestión sanitaria y el daño compasivo, no como hacen los señores feudales del norte, Insfrán y Zamora, que dicen ‘privilegio la salud’ entre comillas, ‘no me importan las libertades’, un enfoque plenamente autoritario y arbitrario, además de contraproducente”.


Arnaldo Casiró, jefe de Infectología del Hospital Álvarez, se mostró muy preocupado por lo que pasará en las Fiestas: “Por más que se hagan recomendaciones, la gente está haciendo lo que quiere. Lo vemos en el mundo y acá. Sería muy importante hacer una campaña muy fuerte recomendando que no haya reuniones que no sean al aire libre. Que si no son al aire libre, sean muy poquitas personas y con buena ventilación. Me parece bien lo que está haciendo la Provincia de Buenos Aires, previendo las fiestas clandestinas”.

El médico enfatizó que será central “seguir insistiendo en que se use el tapabocas y se mantenga la distancia”. Rubinstein coincidió: “Una de las cuestiones es disminuir al mínimo el número de burbujas. Y obviamente, no hacer reuniones con 30 o 40 personas”.

Para él, “hay que dar recomendaciones sobre el riesgo. Decir: ‘Si usted lo va a hacer, hágalo de tal manera’. Si son espacios cerrados, limitar el número de personas según el tamaño de la superficie. Hay que comunicar lo antes posible para que la gente se organice e internalice la información”. Fuente: Clarín



Todos los derechos reservados a
catamarcaya.com - catamarcaya.com.ar
Contacto directo:
catamarcaya@yahoo.com.ar
Sms directo:
383 154 377769

Diseñado por: Martin Lobato Carbel