Domingo 03
Julio de 2022
188 Usuarios en Linea
Catamarca
Argentina
64 avisos en clasificados

Viral

Compró un marroc de una reconocida marca y lo que traía la hizo vomita

19/05/2022 | 

Disminuye el tamaño del texto Disminuir Fuente   Aumenta el tamaño del texto Aumentar Fuente   Imprimir Noticia Imprimir   Enviar la noticia por e-mail Enviar   Comentar Noticia Comentar   Publicar en Facebook Publicar   Publicar en Twitter Publicar
Noticia leida 507 veces

La oferta de golosinas en los mercados de nuestro país es inmensa y fuertemente codiciada por muchos extranjeros que vienen a Argentina para probar delicias de la rama de los alimentos dulces. Una de las golosinas más ricas es un bocadito dulce, clásico argentino, que está hecho con chocolate blanco, chocolate con leche y manteca de maní. 


Una de las empresas más famosas del mercado lo produce a diario en toneladas y es su "caballito de batalla". Comer uno de estos bocaditos es sinónimo de placer asegurado. No obstante, cuando nos encontramos con alguna cosa que no debería estar dentro del envoltorio nos da una terrible repugnancia


Esto le ocurrió a un usuario de TikTok, que luego de haberse comprado un bocadito, se encontró con una desagradable sorpresa al momento de abrir el paquete metalizado con el que se comercializa. Fueron varias personas las que encontraron gusanos en esta golosina, pero la última que denunció haber encontrado estas criaturas en el chocolate fue la usuaria @pieldevelez, quien quedó completamente indignada al encontrarse con esa asquerosa situación al momento de abrir la golosina de la reconocida marca chocolatera.

Tras el hallazgo de este gusano en el chocolate, los usuarios de las redes sociales expresaron que podría no ser culpa de la fábrica, sino de las malas condiciones que son trasladadas las golosinas por parte de los distribuidores y sobre cómo los almacenan los vendedores.



Todos los derechos reservados a
catamarcaya.com - catamarcaya.com.ar
Contacto directo:
catamarcaya@yahoo.com.ar
Sms directo:
383 154 377769

Diseñado por: Martin Lobato Carbel