Jueves 26
Noviembre de 2020
256 Usuarios en Linea
Catamarca
Argentina
68 avisos en clasificados

Mundo

Alimentó con vinagre a su hija, la torturó durante 10 años y la comparó con Cenicienta

21/11/2020 | 

Disminuye el tamaño del texto Disminuir Fuente   Aumenta el tamaño del texto Aumentar Fuente   Imprimir Noticia Imprimir   Enviar la noticia por e-mail Enviar   Comentar Noticia Comentar   Publicar en Facebook Publicar   Publicar en Twitter Publicar
Noticia leida 471 veces


 Una mujer golpeó a su hijastra, la obligó a tomar vinagre y chile en polvo y la comparó con la Cenicienta en una tortura que duró diez años. Bridget Kenneally, de 49 años, de Duncoran, Youghal, County Cork, Irlanda, le dijo a Cora Desmond que era como la princesa de Disney porque "no la querían ni la amaban". 

La madrastra fue condenada a solo dos años de prisión, lo que generó una gran polémica.

La joven fue maltratada durante una década, desde que tenía seis años.

Y era obligada a mentir en forma constante para ocultar las lesiones y las heridas que le ocasionaba la mujer. La víctima actualmente tiene 21 años.


El padre de Cora había iniciado una relación con Bridget cuando la niña tenía solo cinco años. Si bien en un comienzo no hubo violencia, luego la situación de agresiones y malos tratos se volvió lamentablemente rutinaria.

Ante la Justicia, la víctima dio una declaración contundente y contó que una vez tuvo 50 moretones en su cuerpo producto de los abusos que sufrió entre los 6 y los 16 años.


"Sus hijos podían salir a pasear co
n amigos de su elección. A mi hermana y  a mí se nos negó la libertad. En cambio, nos encerraron a su residencia para limpiar lo que habían dejado ella y sus hijos. Bridget me dijo yo era como la Cenicienta porque no era querida ni amada".


Bridget Kenneally, de 49 años, fue condenada a dos años de prisión en Irlanda.


"Durante once años me dijo que nadie me creería si hablaba sobre la tortura vil, sádica, física y mental a la que me sometía. Me hicieron mentir sobre mis heridas y decirle a la gente que era solo una niña torpe. Una de las muchas mentiras que tuve que contar fue cómo me rompí el pulgar. La verdad es que ella me lo rompió. Me retorció la mano tanto que en realidad rompió el hueso", declaró la víctima, hoy de 21 años, ante los tribunales locales.

El abogado de la madrastra dijo que la mujer no tenía antecedentes penales y "una historia psiquiátrica prolongada". Dijo que se disculpaba por sus acciones y que se arrepentía.

No obstante, el juez local O’Donnabhain encarceló a Kenneally durante dos años diciendo que estaba horrorizado por la historia.

Para muchos compañeros de la víctima, la sentencia fue irrisoria. Clarín



Todos los derechos reservados a
catamarcaya.com - catamarcaya.com.ar
Contacto directo:
catamarcaya@yahoo.com.ar
Sms directo:
383 154 377769

Diseñado por: Martin Lobato Carbel