Domingo 25
Octubre de 2020
226 Usuarios en Linea
Catamarca
Argentina
42 avisos en clasificados

Argentina

Lo llaman el “Caribe argentino” y atrae con sus aguas turquesas

30/09/2020 | 

Disminuye el tamaño del texto Disminuir Fuente   Aumenta el tamaño del texto Aumentar Fuente   Imprimir Noticia Imprimir   Enviar la noticia por e-mail Enviar   Comentar Noticia Comentar   Publicar en Facebook Publicar   Publicar en Twitter Publicar
Noticia leida 1271 veces

Aguas cristalinas que permiten ver los pies al ingresar, estanques de color esmeralda y playas de caracoles construyen un paisaje que invita a los viajeros a relajarse.

Esta playa está ubicada al norte del puerto de aguas profundas, en la bahía que se forma entre San Antonio Este y San Antonio Oeste (Río Negro). 

Hasta hace pocos años era un secreto celosamente guardado por los residentes que disfrutaban de largas horas en la playa, pero no tardó en darse a conocer por su belleza y hoy son muchos los turistas que buscan llegar hasta allí.

Este "Caribe Argentino" se encuentra en la Patagonia a unos 65 kilómetros de Las Grutas y se llama Punta Perdices. Uno de los atractivos que tiene este maravilloso lugar son los estanques que se forman cuando sube la marea, son como ojos de agua color turquesa.

Punta Perdices es ideal para aquellos que buscan relajarse al sol en la playa, pero también ofrece actividades para los más inquietos. 
 

 

 
Punta Perdices (San Antonio Este) - 2020 Qué saber antes de ir - Lo más  comentado por la gente - Tripadvisor
Un mar calmo y color turquesa atrae a los argentinos que llegan a en busca del "Caribe" local.

Durante la estadía en esta bahía se puede hacer kayak, stand up paddle, disfrutar de delicias en las cantinas frente al mar, realizar caminatas por la "crujiente" playa de conchillas, paseo de avistaje de fauna marina embarcado desde Puerto San Antonio Este. /Mdzol
 



 



Todos los derechos reservados a
catamarcaya.com - catamarcaya.com.ar
Contacto directo:
catamarcaya@yahoo.com.ar
Sms directo:
383 154 377769

Diseñado por: Martin Lobato Carbel