Martes 14
Julio de 2020
160 Usuarios en Linea
Catamarca
Argentina
80 avisos en clasificados

Ellas y Ellos

¿Problemas para dormir en cuarentena? Mejor evita estos alimentos

01/07/2020 | 

Disminuye el tama�o del texto Disminuir Fuente   Aumenta el tama�o del texto Aumentar Fuente   Imprimir Noticia Imprimir   Enviar la noticia por e-mail Enviar   Comentar Noticia Comentar   Publicar en Facebook Publicar   Publicar en Twitter Publicar
Noticia leida 277 veces

Durante la cuarentena, los problemas para dormir​ aumentaron y se expresan tanto en la dificultad para conciliar el sueño como en despertares nocturnos y somnolencia durante el día.

Numerosos estudios corroboran la importancia de una buena higiene del sueño para disfrutar de un buen estado de salud, llegando a incluso a equiparar el sueño con una dieta saludable y la práctica de ejercicio físico como los tres vectores decisivos para un estilo de vida saludable. En este sentido, una investigación de la Universidad Michigan señala que la falta de sueño afecta a la memoria y al rendimiento; mientras que otra investigación liderada por la Escuela de Medicina de Harvard, concluye que la falta de sueño afecta a las células madre de la sangre de una manera que favorece la acumulación de placas de grasa en las arterias, lo que podría dar lugar a una mayor prevalencia de enfermedades cardiovasculares​.

“Dormir menos de siete horas se asocia con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares que incluyen hipertensión e hipercolesterolemia, además de con una mayor inflamación que abruma los sistemas inmunes y antioxidantes del cuerpo”, explica la nutricionista Silvia López, responsable del departamento de Nutrición de Logik Clinic. La experta señala, además, que “la falta de sueño afecta al bienestar emocional, la función cognitiva, la salud​ física y el rendimiento durante el día” y recuerda que “los animales privados de sueño mueren en pocas semanas debido a cambios negativos en las funciones inmunes, metabólicas y endocrinas”.

Existen una serie de hábitos que pueden ayudarnos a dormir mejor, desde cenas livianas al menos dos horas antes de ir a dormir a evitar la práctica de actividades estimulantes a última hora de la tarde. Conviene, además, “evitar las siestas prolongadas y tratar de mantener unos horarios regulares”, señala la nutricionista, quien recuerda que la falta de sueño puede dar lugar también a un aumento de peso. “Las personas que duermen poco experimentan cambios hormonales que pueden afectar a su composición corporal, tendiendo a un aumento en la masa corporal grasa y a una disminución de la masa muscular”.

Dormir poco puede traducirse también en una menor tolerancia a la glucosa​, ya que se necesita aproximadamente un 30% más de insulina para mantener los niveles de azúcar en sangre. También se reducen los niveles de leptina (una hormona que genera sensación de saciedad) y se disparan los niveles de grelina (la hormona responsable de la sensación de hambre), además de que “si no tenemos un buen descanso lo más probable es que estemos tan cansados que nos cueste seguir una rutina de actividad física o que tengamos energía y ganas de ponernos a cocinar una comida sana”, recuerda López. Por otro lado, “las manifestaciones psicológicas de la fatiga, el sueño y el hambre son similares, de manera que nos podemos confundir: creemos que la fatiga es una señal de hambre, entonces comemos”.

Existen, además, algunos alimentos que también pueden afectar negativamente a la calidad del sueño y que deberíamos evitar si queremos dormir mejor.

Café, té y chocolate

López recuerda que si bien la cafeína no afecta a todo el mundo de la misma manera porque el ritmo de vaciamiento gástrico, absorción y metabolización varía de una persona a otra, “es un estimulante del sistema nervioso central, responsable de controlar nuestras funciones voluntarias”. Esta actúa igual que la teobromina del cacao y la teofilina del té, todas ellas pertenecientes al ámbito de las metixaltinas, y además “es una sustancia diurética, lo que también nos perjudica a la hora de dormir, ya que podría provocar que nos tuviéramos que levantar repetidas veces para ir al baño”.

Especias

“Las comidas muy condimentadas o picantes perjudican la calidad del sueño, ya que aumentan la temperatura corporal y pueden provocar molestias digestivas”, afirma López.

Legumbres

En realidad, no es del todo correcto que las legumbres puedan entorpecer el sueño, puesto que muchas personas las consumen por la noche sin mayores problemas. Lo que ocurre es que “son alimentos flatulentos, que pueden dar lugar a digestiones complicadas, cosa que puede hacer que durmamos peor”, explica el nutricionista Óscar Picazo, quien considera que, en realidad “más que alimentos concretos que nos hagan dormir peor, lo que sí tenemos en muchos casos son malos hábitos, como concentrar la ingesta sustanciosa del día a la hora de la cena, que provocan que las digestiones sean más lentas y pesadas y, por tanto, puedan dar lugar a una peor calidad del sueño”.

Para poder comer legumbres sin tener molestias digestivas, el truco es “hervirlas en agua cinco minutos, despreciar este agua y posteriormente dejarlas en remojo entre 4 y 6 horas en la heladera”, explica López, quien recuerda que “las legumbres contienen hidratos de carbono no asimilables para el cuerpo humano que fermentan en el intestino y producen gas y flatulencia”. Se trata de azúcares solubles en agua que, una vez se eliminan hirviendo la legumbre, esta se digiere sin mayor problema.

Alcohol

Otro mito que conviene desterrar es que el alcohol puede ayudarnos a combatir el insomnio. “Aunque es cierto que en principio parece adormecernos, la realidad es que nos conduce a un sueño nada reparador. Además, igual que ocurre con el café, provoca hipersecreción del jugo gástrico, que puede dificultar el sueño”, señala López.

Melón

Dice el refrán que “el melón por la mañana es oro, por la tarde plata y por la noche mata”. No es del todo cierto, puesto que muchas personas pueden comer melón por la noche sin que este influya en la calidad del sueño. “Es cierto que a algunas personas les sienta mal tanto el melón como algunas frutas, verduras y cereales que contienen carbohidratos fermentables, los llamados carbohidratos FODMAP”, explica Picazo.

Se trata de carbohidratos de cadena corta (oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables) que se absorben mal por el intestino delgado, “lo que puede provocar en algunos casos gases, malas digestiones e hinchazón abdominal”, explica el experto, quien señala, sin embargo, que “esto ocurre si se consumen a cualquier hora del día, no solo por la noche”. Para los que suelen tener digestiones pesadas, López recomienda no solo cenar al menos dos horas antes de ir a dormir, sino “acostarse o dormir en una posición que mantenga el tronco superior elevado, de manera que el ácido no regurgite”.

¿Y los carbohidratos?

Un mito sobre el sueño y la alimentación es que no deben consumirse carbohidratos por la noche no solo porque nos pueden hacer subir de peso, sino porque dificultan las digestiones y por lo tanto pueden afectar al sueño. Picazo señala que a pesar de que “es una creencia que hasta ahora estaba muy extendida, ha sido desmentida por diversos estudios, ya que se ha demostrado que las personas que comen carbohidratos de noche podrían tener incluso una mejor situación hormonal y pérdida de peso”. Una de estas investigaciones, publicada en la revista Nutrition, Metabolism and Cardiovascular Diseases, asegura que podría ayudar a bajar de peso, reducir la sensación de hambre durante el día y perder grasa abdominal.

Los estudios realizados hasta el momento sobre la materia son incapaces de discernir si el consumo de hidratos refinados es el responsable del insomnio Por otro lado, el vínculo entre los hidratos de carbono refinados y su relación con el insomnio también ha sido estudiado en diversas ocasiones sin resultados concluyentes. Según una revisión de investigaciones publicada en The American Journal of Clinical Nutrition, los estudios realizados hasta el momento sobre la materia son incapaces de discernir si el consumo de hidratos refinados es el responsable del insomnio o si, por el contrario, el hecho de no dormir nos empuja a un mayor consumo de este tipo de alimentos.

Los que ayudan

Entre las viejas creencias que no son mitos encontramos aquella de que un vasito de leche antes de ir a la cama nos puede ayudar a dormir mejor. “Los lácteos, como la leche, contienen triptófano, un aminoácido precursor de la melatonina, implicada en el ciclo vigilia-sueño, que contribuye al establecimiento y mantenimiento del sueño. No obstante, es mejor no acompañarla con cacao, ya que este contiene un estimulante llamado teobromina”, explica López. Picazo, por su parte, añade que las bananas también son buenas fuentes de triptófano, de manera que conviene incluirlas en nuestra dieta si tenemos problemas de sueño. Fuente: radiosantiago.cl



Todos los derechos reservados a
catamarcaya.com - catamarcaya.com.ar
Contacto directo:
[email protected]
Sms directo:
383 154 377769

Diseñado por: Martin Lobato Carbel