Viernes 29
Mayo de 2020
404 Usuarios en Linea
Catamarca
Argentina
98 avisos en clasificados

Argentina

Quería ser policía y su instructor la violó: “Me arruinaron mi vida”

09/04/2020 | 

Disminuye el tama�o del texto Disminuir Fuente   Aumenta el tama�o del texto Aumentar Fuente   Imprimir Noticia Imprimir   Enviar la noticia por e-mail Enviar   Comentar Noticia Comentar   Publicar en Facebook Publicar   Publicar en Twitter Publicar
Noticia leida 1771 veces

“La policía de Chubut tiene tanta impunidad que la mujer acá no vale nada”. La frase, pronunciada por Ana Ramírez, ayuda para entender el horror, si eso fuera posible. Ana fue violada en reiteradas ocasiones por su superior durante la instrucción para ingresar a la fuerza provincial. Durante el curso también sufrió todo tipo de agresiones y hostigamientos. No lo soportó más y abandonó a 22 días del egreso. Antes de hacer público su martirio, Ana había denunciado las vejaciones ante los jefes de la institución, pero solo recibió destrato e indiferencia. Cuando al fin consiguió una orden de restricción contra uno de los instructores que la había amenazado si seguía hablando, le balearon la puerta de su casa, poniendo en riesgo no solo su vida, sino también la de su familia. “Ahora que se metieron con mis hijos, voy a contar todo y luchar hasta las últimas consecuencias, y si me pasa algo, por lo menos van a saber quiénes son los principales sospechosos”, avisa.

El 11 de marzo de 2019, durante el ingreso al Centro de Formación Policial N°663 de Comodoro Rivadavia, Ana –29 años, separada, madre de dos hijos– cumplió un sueño largamente postergado. “A mí la carrera me encanta. De chiquita en todos los cuadernos dibujaba una mujer policía, era mi sueño, mi vocación”, recuerda.

El quiebre fue en mayo. Carranza la acorraló en el baño de una de las habitaciones de las estudiantes mujeres y, luego de “manosearla”, la obligó a practicarle sexo oral. “Me pasaron cosas horribles y siempre aguanté por el miedo de perder el trabajo. Yo tengo un nene con autismo, al que muchas veces me lo derivaban a otras provincias y necesitaba el dinero para afrontarlo. Hasta que no pude más. Todavía me acuerdo y me da asco”.

Ana sufrió dos abusos más con acceso carnal. Según la denuncia que radicó en la fiscalía de Comodoro Rivadavia, en uno de ellos Carranza entró al baño donde ella estaba, la tiró al piso con una técnica de defensa personal, le bajó los pantalones y la penetró mientras le tapaba la boca con una mano. “Me dijo que si quería permanecer en la escuela tenía que hacer lo que él me decía. Quedé shockeada en ese momento, no sé por qué no grité. Solo recuerdo que sentía mucho dolor, ni en el parto de mis hijos sufrí tanto. Cuando terminó me dijo ´viste que te gustó´. Se limpió con mi pantalón y se fue”.

Aún hoy, Ana no sabe por qué les creyó. No solo no se castigó a Carranza, sino que tuvo carta blanca para escarmentarla. Incluso contó con la complicidad de su segundo, el cabo David Cruz. “Me decían que era una amargada, una botona. Me aislaban de mis compañeros para que no les pueda contar nada o los ponían a correr sin ninguna razón y les decían que la culpa era mía”.

“Acá la policía se maneja como quiere –se lamenta Ana–. Tanto Carranza como Cruz siguieron cumpliendo servicio como si nada, pero ellos me arruinaron mi familia, mi sueño, mi vida completa”.

 

Fuente: www.tiempoar.com.ar



Todos los derechos reservados a
catamarcaya.com - catamarcaya.com.ar
Contacto directo:
[email protected]
Sms directo:
383 154 377769

Diseñado por: Martin Lobato Carbel