Viernes 21
Febrero de 2020
82 Usuarios en Linea
Catamarca
Argentina
79 avisos en clasificados

Actualidad

Desgarrador posteo de la viuda del trompetista de Pepo

14/02/2020 | 

Disminuye el tama´┐Żo del texto Disminuir Fuente   Aumenta el tama´┐Żo del texto Aumentar Fuente   Imprimir Noticia Imprimir   Enviar la noticia por e-mail Enviar   Comentar Noticia Comentar   Publicar en Facebook Publicar   Publicar en Twitter Publicar
Noticia leida 411 veces

Romina Sánchez y Nicolás Carabajal se conocieron cuando ambos trabajaban en un call center. Todos los días él le dejaba chocolates en el escritorio hasta que se animó a mandarle un mail y de ahí en más no se separaron. Llenos de ilusiones, llevaban siete años juntos, dos de casados. En el 2018 cumplieron su sueño de ser papás con la llegada de Alma y a principios del año pasado se enteraron que Mateo llegaría en septiembre para completar la familia.

Sin embargo, el destino tenía otros planes y el trompetista fue una de las víctimas fatales, junto con Nacho Abosaleh, del accidente protagonizado por Rubén Catiñeiras, popularmente conocido como el Pepo, en julio del 2019. Con una beba de un año y medio y cursando un embarazo de siete meses, Romina tuvo que sobreponerse a la muerte de su marido justamente sacando fuerza de su nena, de su bebé en camino y del recuerdo de Nico, con quien cada día compartía mates, charlas y juegos con Alma.

Nico le había prometido a su mujer darle un regalo y San Valentín: “Cumplió de la forma más increible”, escribió Romina en su cuenta de Facebook en el Día de los Enamorados, que es también el día en que su primera hija celebra sus dos años. Sus emotivas palabras en la red sociales estuvieron acompañadas de una foto de ella y de la pequeña sonriendo, a la que ella llama “la imagen de la resilencia” ya que tras la partida de su papá Almita estuvo mal.

“Estuve pensando que foto te representaba más y encontré esta”, comenzó la viuda del trompetista y explicó por qué eligió dicha foto: “Es la primera vez que te vi sonreír después de todo lo que tuvimos que vivir juntas, después de verte llorar por meses, de no verte jugar, de no escucharte reír a carcajadas... pero un día volviste a sonreír y con eso me obligas a madurar, a crecer, a entender que eso es todo lo que me queda por hacer, porque si vos podes hacerlo, como no voy a sonreír yo viéndote crecer cada día”.

“Mirarte es sentir que mi corazón renace, mirarte es saber que nada se pierde, que amar nunca es en vano, que todo se transforma, que si amás, ya ganaste. Tu papá y yo nos amamos de una forma tan pura y hermosa que hoy acá estas vos, recordándome cada día cuanto te soñamos, cuanto te buscamos, te deseamos. Y todo ese amor que sentíamos se transformó en esas manitos tibias que me abrazan cada día que tienen el mismo poder que tenia el, de reiniciarme en cada caricia y cada abrazo”, siguió.

Para finalizar, se refirió a esta fecha, tan especial por varios motivos: “Nico prometió darme un regalo cada San Valentín por el resto de mi vida, y cumplió de la forma mas increíble. Acá estas vos mi vida para recordarme que valió la pena cada segundo que nos amamos. Te amo bebé de mami. Te amo inmensamente. Seguí siendo feliz y enseñándome a vivir. Mientras tanto yo... espero estar a la altura y acompañarte en cada paso. ¡Feliz cumpleaños amor! Felices dos años. ¡Siempre voy a celebrar tu existencia!”.


Hace unos meses, ella había contado que aunque era muy chiquita, Alma se daba cuenta de las cosas: : “Con su año y medio solo entiende que su papá no está. Yo le traté de explicar que él no está, pero es muy difícil. A ella (Alma) la casa le hace mal, se para en la puerta y llora”.

El 27 de septiembre Romina dio a luz a Mateo. "Parí sin Nico al lado mío. Fue muy duro así que no creo que le tengan que dar una domiciliaria a una persona que pudo ser tan imprudente… Por no decir otra cosa”, había dicho ella en ese momento.



Fuente: www.infobae.com



Todos los derechos reservados a
catamarcaya.com - catamarcaya.com.ar
Contacto directo:
[email protected]
Sms directo:
383 154 377769

Diseñado por: Martin Lobato Carbel