Miercoles 16
Octubre de 2019
313 Usuarios en Linea
Catamarca
Argentina
88 avisos en clasificados

Ellas y Ellos

Cómo superar el complejo de inferioridad

22/09/2019 | 

Disminuye el tama�o del texto Disminuir Fuente   Aumenta el tama�o del texto Aumentar Fuente   Imprimir Noticia Imprimir   Enviar la noticia por e-mail Enviar   Comentar Noticia Comentar   Publicar en Facebook Publicar   Publicar en Twitter Publicar
Noticia leida 351 veces

El concepto de complejo de inferioridad fue postulado por el médico y psicoterapeuta austríaco Alfred Adler, con sus postulados sobre la psicología del desarrollo infantil.

Se trata, ni más ni menos, de que la mirada interna de la persona lo sume en un escalón muy inferior a las demás personas, por lo que semejante desproporción en su autoimagen lo afecta severamente su auto valía, auto estima y todas las estructuras internas para funcionar adecuada y equilibradamente en las distintas facetas de la vida.

Seguramente conoces personas que pasan toda su vida sintiéndose inferiores a los demás, y esto les provoca una gran tristeza, angustia y hasta depresión que derivan en otras patologías y enfermedades psicosomáticas.Por lo general, la persona con complejo de inferioridad siente miedo, temores imaginarios, inseguridad y hasta un dejo de tristeza permanente que inunda todo su ser.

Para Adler esto tiene su origen en la infancia, sobre todo a partir de:

  • Ausencia de estímulos;
  • Falta de incentivos;
  • Sometimiento y agresiones verbales y físicas;
  • Comparar al niño o niña con los demás y siempre dejarlo en inferioridad de condiciones;
  • Fallas en el apoyo emocional básico, como el amor, cariño, abrazos, alimentación y cuidados.

Es así como, de adultos y en forma inconsciente, se manifiestan comportamientos limitantes, que surgieron en la infancia como mecanismos de protección para intentar evitar esa mirada acusatoria, negativa y de disminución de la valía en la que se ha criado.

Repasemos algunos ejemplos de comportamientos asociados al complejo de inferioridad:

  • Estar permanentemente pendiente de la mirada de los demás.
  • Sentirse inseguro aún en las áreas en que se sabe que se tiene el conocimiento y la experiencia para afrontar las situaciones.
  • Compararse con los demás.
  • No creerse capaz de alcanzar logros destacados, o atribuirlos a la suerte o a la casualidad.
  • Sentir envidia como un rasgo permanente, en todas sus formas.
  • Búsqueda inconsciente de que lo elogien y vanaglorien.
  • Ganas de desaparecer -literalmente- por miedo a fallar.
  • Timidez, vergüenza
  • Dificultades para relacionarse con los demás.
  • Sentirse criticado y juzgado.
  • Sentir culpabilidad internamente, por más que no haya motivos objetivos para ello.
  • Tendencia al aislamiento para evitar sentirse juzgado o mirado por los demás, o quizás criticado.
  • Victimización: se considera una víctima del destino, de su familia, de las circunstancias.
  • Autoestima baja.
  • Puede ser muy perfeccionista, como para frenar todo intento de críticas de los demás.
  • Idea inconsciente de que los demás se destacan más que él/ella y que jamás estará a la altura de las circunstancias.
  • Es letal con su autocrítica.

Algunas herramientas de afrontamiento

Para dar un paso adelante en el proceso de superar el complejo de inferioridad es esencial trabajar con un psicoterapeuta profesional que te acompañe, para brindar la contención y encuadre a la situación.

Como una primera aproximación para superar el complejo de inferioridad aquí van cinco sugerencias. Recuerda consultar con un profesional matriculado en todos los casos, porque estarás trabajando con patrones internos muy profundos que están directamente relacionados con tu estructura psíquica. Estas son sólo algunas ideas preliminares:

1) Detectar conscientemente cuando te comparas con los demás

En cualquier aspecto, la comparación en este caso siempre te dejará en desventaja. El proceso racional consiste en generar un alerta interno para detectar el momento preciso en que aparece el pensamiento/sensación rumiante de compararse, y frenarlo reencauzándolo hacia una emoción positiva y no limitante.

2) Elaborar la historia de vida.

Posiblemente si has tenido una infancia que dista bastante de ser equilibrada, amorosa y constructiva, tu estructura psíquica de base y la conformación de tu personalidad se han visto afectadas. Con la ayuda de un profesional del campo de la salud podrás ir a la raíz del problema; conectar con esas experiencias, y, en un proceso paulatino, ir sanando desde adentro para conquistar mayor libertad interna.

3) Soltar las ataduras condicionantes del pasado.

Relacionado con lo anterior, el complejo de inferioridad muchas veces tiene que ver con repetir patrones que fueron impregnados entre que nacemos y aproximadamente los seis o siete años. Si logras ir al punto de origen, será más rápido el proceso para soltar nudos internos que te mantiene atrapado. Es como querer moverse estando con el cuerpo y el alma completamente atados.

En el proceso de soltar estas ataduras es importante elaborar la culpa y el resentimiento, dos de las emociones más fuertes, pesadas y condicionantes en la vida de cualquier ser humano.

4) Agradecer y resaltar-se los logros.

Por pequeños que sean, un ejercicio que ayuda para reconstruir la autoestima dañada es el de la gratitud por todo lo que se va logrando diariamente. Por pequeños que sean estos hechos cotidianos que muchas veces dejas pasar de largo, es conveniente que los registres conscientemente, los escribas o los repases mentalmente antes de ir a dormir. Si lo haces como un entrenamiento diario verás con el correr de las semanas como tu auto imagen de inferioridad va a dar lugar a una de mayor consistencia, más integrada con lo que sí eres en esencia, y que tenías distorsionada o corrida de lugar. No es algo mágico: es necesario entrenarlo.

5) Exponerse a situaciones que antes evitabas

El estado evitativo de cuestiones que te producen impacto respecto al complejo de inferioridad es otra estrategia saludable para empezar a atravesarlo. Por ejemplo, sé el primero el levantar la mano para dirigir un nuevo proyecto, para hablar en público o para hacer una mentoría en tu trabajo acompañando a alguien con menos experiencia que tú. Se trata de animarte a atravesar esos miedos inconscientes que te limitan por el qué dirán, y, de esta forma, si repites el procedimiento tantas veces como sea necesario, observarás tu entereza para salir adelante y más fortalecido.

*Daniel Colombo

Facilitador y Máster Coach especializado en CEOs, alta gerencia, profesionales y equipos; comunicador profesional; conferencista internacional; autor de 29 libros.

www.danielcolombo.com

Instagram: daniel.colombo

YouTube.com/DanielColomboComunidad

www.facebook.com/DanielColomboComunidad

Twitter @danielcolombopr

Linkedin.com/in/danielcolombo



Todos los derechos reservados a
catamarcaya.com - catamarcaya.com.ar
Contacto directo:
[email protected]
Sms directo:
383 154 377769

Diseñado por: Martin Lobato Carbel