Martes 25
Junio de 2019
202 Usuarios en Linea
Catamarca
Argentina
234 avisos en clasificados

Catamarca

El crudo relato

18/05/2019 | 

Disminuye el tamaño del texto Disminuir Fuente   Aumenta el tamaño del texto Aumentar Fuente   Imprimir Noticia Imprimir   Enviar la noticia por e-mail Enviar   Comentar Noticia Comentar   Publicar en Facebook Publicar   Publicar en Twitter Publicar
Noticia leida 2465 veces

Este pasado viernes, publicamos una nota “de tapa” de este diario, en la cual hablábamos de la problemática de la droga en Catamarca, como lo hemos hecho otras veces, y nos centrábamos en la atención que reciben jóvenes adictos en distintos Centros, particularmente del administrado por Zully Díaz, denominado Hogar de Cristo.

Y decíamos, que amén de la esmerada atención que brindan voluntarios, entre ellos, profesionales afines a la temática, el Centro es interrumpido en su armónica procesión, a una probable recuperación de los chicos, y de acuerdo a lo que manifestaba su administradora, por la irrupción de las fuerzas de Seguridad, que, seguramente, en su afán de investigar, no dispensan un buen trato a quienes se acercan para buscar atención, cariño, comprensión y consciente o inconscientemente, su recuperación.

 

Un cariz distinto, y valioso en su aporte, lo aportan, sin duda, a cualquier problemática, los testimonios de personas, que de una manera u otra, forman parte de la misma.  

Es el caso, que tratamos en esta nota, de una madre de dos hijos que han sido adictos, y que ella, por supuesto con la ayuda de instituciones, pero con mucha dedicación y amor, logró que dejen de serlo.

Debemos tener en cuenta, que muchos jóvenes que son adictos, son expulsados de sus hogares y se transforman en “chicos de la calle” y sin duda, si no son rescatados por terceros, su problema se acentúa. Y están los que tienen padres alcohólicos o violentos, que conviven con el maltrato, la falta de diálogo, y otras miserias.

 

La mujer protagonista de esta nota, comenta que  es madre de cuatro hijos, dos mujeres y dos varones. Quienes “cayeron” en el flagelo de la droga fueron los varones.

Tenían,  en esa instancia, 17 el menor (ahora tiene 24) y el mayor, tenía 21 (ahora tiene 26).

“Yo sabía que consumían, pero no sabía adonde concurrir” dijo la mujer.

“Comenzó el más grande, pero supongo que porque lo vio al más grande, el menor,  también comenzó a consumir”.

“Yo trabajaba todo el día. Supongo que por ello, se sentían solos.”

“Consumían marihuana y pastillas. El mas grande, salía mucho, pero el menor, estaba casi siempre en la casa.”

 

“Un día conocí a la Comunidad “Cenáculo”.

“En ese momento, no estaba en Catamarca. Solamente funcionaba en Buenos Aires”.

“Comencé a ir a las reuniones. Comencé yendo con el menor”

“El mayor no quería ir. No aceptaba que lo ayude” “Aparte tenia algunos problemas con la Justicia”.“Tales problemas tenían que ver, justamente, con la droga”.

“En el Cenáculo, comenzamos a “caminar”, como se dice ahí,  con mi hijo menor, rezábamos, íbamos a misa, y hacíamos todo lo que esa Comunidad nos proponía”

“Nueve meses estuvimos yendo” “Comenzó a cambiar nuestra vida “  

“El mayor se dio cuenta que su hermano estaba mucho mejor” “Como consecuencia, comenzó a ir a las reuniones”

“En el Cenáculo estaban separados. Estaban en distintas “casas”

“Dejé de trabajar a la tarde, y comencé a trabajar nada más que a la mañana, para estar más con mis hijos”

“Los sábados no trabajaba porque teníamos reuniones”

 

“Gracias a Dios ya están trabajando. Están solos, porque la Comunidad les enseña a que aprendan a vivir por sí mismos”

“Yo sigo yendo a las reuniones, porque quiero ayudar a los otros chicos”

“Lo que los chicos necesitan es mucho amor”. “Lo que pasa es que muchos de los padres, nunca les dicen que los quieren y eso es que necesitan, mucho amor”.

“Decirles que queremos que se recuperen, porque los queremos mucho”.

 

Pensamos que los comentarios sobran. Que cada uno piense y saque sus propias conclusiones.  Sin duda, para reflexionar.



Todos los derechos reservados a
catamarcaya.com - catamarcaya.com.ar
Contacto directo:
[email protected]
Sms directo:
383 154 377769

Diseñado por: Martin Lobato Carbel