Martes 19
Febrero de 2019
90 Usuarios en Linea
Catamarca
Argentina
438 avisos en clasificados

Tecno

Usando la red de cableado eléctrico se puede ampliar el alcance del Wi-Fi

08/02/2019 | 

Disminuye el tamaño del texto Disminuir Fuente   Aumenta el tamaño del texto Aumentar Fuente   Imprimir Noticia Imprimir   Enviar la noticia por e-mail Enviar   Comentar Noticia Comentar   Publicar en Facebook Publicar   Publicar en Twitter Publicar
Noticia leida 436 veces

La conexión Wi-Fi es un recurso óptimo para transmitir información entre dispositivos que están en un radio próximo. Pero a medida que uno se aleja del receptor, el alcance de la señal comienza a desfallecer. Una de las soluciones más simples y efectivas para extender la conexión son los nuevos “Comunicadores de línea eléctrica” (PLC), un sistema que aprovecha el cableado eléctrico para transferir datos a otros rincones de la casa sin pérdida de potencia.
 
A diferencia de los repetidores Wi-Fi, que precisan ajustar su configuración, los PLC, sin necesidad de cableado o de modificar la infraestructura, ofrecen una velocidad de transferencia uniforme y extienden la cobertura a la distancia que uno requiera. No importa si son 20 o 80 metros, o si uno está en el segundo piso y el otro en el subsuelo. Los PLC hogareños constan de dos piezas, un emisor de señal, que se conecte al router a través de un cable de red y se enchufa a un tomacorriente cercano y otro, más grande y pesado, que actúa como punto remoto. Una vez que se haya enganchado el segundo adaptador a un toma, habrá que sincronizar los dos partes. Basta con pulsar un botón para que se establezca el enlace en forma automática. Para saber si están acoplados, la luz roja de los dispositivos deberá cambiar al color azul.
 
En el extremo más alejado, si uno quiere conectar un dispositivo, la red no tendrá el nombre del proveedor habitual sino el del PLC. La nueva clave, por lo general, viene grabada en el extensor que se encargará de cifrar cualquier comunicación. Si uno quiere sumar otro módulo, puede comprarlo por separado y agregarlo a la red con sencillez.
 
El secreto de esta tecnología es un filtrado de frecuencia que, dentro de los cables de luz, separa la información digital de la señal eléctrica para que no se neutralicen. Mientras la corriente viaja a una frecuencia muy baja y a un alto voltaje (220 V), los datos se conducen a muy alta frecuencia y con voltaje relativamente bajo. El único requisito es que los enchufes que se utilicen, correspondan al mismo circuito eléctrico. Es decir, deberán estar conectados a la misma fase y sin pasar por disyuntores que obstruyan la transmisión. Además, si el cableado está defectuoso o tiene un mal aislamiento térmico, la velocidad de los PLC puede verse afectada. La mayoría de los modelos domésticos se basan en la norma Homeplug, que es la responsable de hacer que los datos viajen por el cableado eléctrico sin interferencias.
 
Al momento de su elección, habrá que considerar el número que acompaña a los PLC, que representa la velocidad de la fibra óptica o el cable módem del usuario. Algunos modelos son de 500, 600, 1200 o 2000, que designa la velocidad máxima de transmisión en Mbps. Dependiendo de la conexión que uno disponga, cuanto mayor sea este número más velocidad se podrá alcanzar.
 
Además, hay algunos modelos cuyo receptor sólo admite una conexión Wi-Fi, están los que incluyen una entrada Ethernet y los mixtos, que son los más prácticos. El primero se justifica si en el otro extremo hay un smart TV o un celular. Si en cambio hay una PC de escritorio, la única vía posible es mediante un cable Ethernet, que brinda una mayor velocidad. La mayoría vienen con dos puertos, si un quiere conectar una tercer máquina, deberá comprar otro anexo.
 
Para introducir algunas variantes, como modificar la clave o cambiar el nombre de la conexión, algunos incluyen un soft que se puede instalar en la computadora o el celular y brinda información sobre la velocidad a la que está operando la red. Uno de sus principales inconvenientes es el precio. Los más elementales están en $ 3.000 y los tope de gama, que son más completos y consiguen mejores resultados, superan los $ 8.000.
 
Una forma de diferenciarlos es a través del estándar Homeplug y su velocidad máxima teórica.
 
Uno de los modelos más efectivos y compactos que se consiguen localmente es el Devolo dLAN 1200+ cuya tecnología MIMO permite una transmisión de datos de hasta 1,2 gigabit por segundo. Su precio es de $ 8.400.
 
Otra buena alternativa es el TP-Link TL-PA9020 que alcanza tasas de transferencia de alta velocidad de hasta 2000 Mbps. Su precio es de $ 7.200. 
 
Si uno quiere sumar un extensor de un módulo de menor velocidad, como el TP-Link TL-WA850RE, que opera en la frecuencia 2.4 GHz - 5 GHz, se consigue por $ 1.000. 
 
Está también el D-link Powerline Av2 2000 Gigabit Passthrough Starter Kit, con filtro de ruido para garantizar el juego sin latencia y 4K/HD streaming con máxima calidad. Está en $ 8.000.
 
El Repetidor universal inalámbrico Kronos1200-AC de Nexxt Solutions fue desarrollado con velocidades de transmisión de hasta 1200Mbps. Viene con un Indicador LED de intensidad de la señal Wi-Fi. Otra de sus ventajas es que capta una señal 802.11b/g/n/ac y puede retransmitirla con mayor intensidad sobre un área más amplia, con el fin de extender el acceso a internet más allá del punto de propagación máximo de un dispositivo Wi-Fi estándar. Cuesta $ 2.400.
 
 
Fuente: www.clarin.com



Todos los derechos reservados a
catamarcaya.com - catamarcaya.com.ar
Contacto directo:
[email protected]
Sms directo:
383 154 377769

Diseñado por: Martin Lobato Carbel