Miercoles 12
Diciembre de 2018
226 Usuarios en Linea
Catamarca
Argentina
193 avisos en clasificados

Ellas y Ellos

Potencia el optimismo con estas claves

07/12/2018 | 

Disminuye el tamaño del texto Disminuir Fuente   Aumenta el tamaño del texto Aumentar Fuente   Imprimir Noticia Imprimir   Enviar la noticia por e-mail Enviar   Comentar Noticia Comentar   Publicar en Facebook Publicar   Publicar en Twitter Publicar
Noticia leida 175 veces

El optimismo nos ayuda a vivir cada día con una mejor perspectiva sobre nosotros mismos y el futuro.

El optimismo es una de las mejores fortalezas con las que una persona puede contar. Asienta las bases de la autoestima y nos protege contra enfermedades como la depresión o la ansiedad. Además, también nos empuja a salir si ya estamos dentro de ellas.

No se trata de una cualidad que niega la realidad sino de todo lo contrario: una vez que somos conscientes de aquello que nos rodea, lo aceptamos y buscamos las herramientas necesarias para mejorar nuestro futuro.

 

Sin negar lo negativo

La tendencia actual critica la dictadura de la felicidad impuesta por los medios publicitarios y el marketing. Un estilo de pensamiento enmascarado en falso optimismo que nos impone ver únicamente lo bueno, negar la realidad y pensar que, ocurra lo que ocurra, seremos capaces de superar todo aquello que aparezca.

Sin embargo, ser optimista no es vivir sin problemas, ni negarlos, sino encontrar la fuerza necesaria para enfrentarlos y buscar y encontrar las herramientas necesarias para ello. Ser optimista es vivir anclado en la realidad, aceptar nuestra vida, superarnos y desarrollarnos.

Se basa en una fortaleza que a la hora de colocar en una balanza las cosas buenas y malas, es capaz de, en el momento actual, ver qué es lo que más pesa, pero decantarse por potenciar todo lo bueno. De esta forma, al maximizar los recursos, encontramos el motor para superar la adversidad y ganar en resiliencia.

 

Aprende optimismo

La concepción tradicional ve nuestras fortalezas como innatas e inamovibles. Sin embargo, somos capaces de entrenar nuestra mente, de la misma forma que fue moldeada con el paso de estos años. De esta manera, aunque siempre tendremos una parte de nosotros que no permitirá modificaciones, habrá ciertos componentes que podamos alterar a nuestro favor.

Si aprendemos a generar un mayor optimismo en nosotros y basamos nuestra vida en esa cualidad, desde el punto de la aceptación de la realidad, seremos capaces de crecer y tener un mayor bienestar.

 

1. Atribución interna

Cuando sentimos que no tenemos control sobre nuestra vida, dejamos de actuar y son los acontecimientos y los demás los que deciden por nosotros. Es en este estado donde se basan el desarrollo de la depresión o la ansiedad. Una visión catastrófica sobre la vida, sobre nosotros y sobre el futuro que radica en el no control. Por eso, debes ser consciente de que sí decides hacia dónde va tu vida y qué haces con ella.

 

2. Evita personas negativas

Actuamos por contagio e imitación. Lo que ocurre a nuestro alrededor influye directamente en nosotros. Por eso, situaciones o personas negativas tendrán el mismo efecto en nosotros. Debes rodearte de aquello que va acorde con tu forma de pensar y de sentir, y eso incluye alejarte de lo negativo.

 

3. Rompe los esquemas

Funcionamos por esquemas mentales, acumulados y moldeados con la experiencia y nuestra educación. Estos esquemas forman pensamientos y acciones automáticas, que muchas veces son la base de nuestra infelicidad. El pensamiento de no ser merecedor de cosas positivas o de que somos incapaces de atraer a alguien bueno a nuestra vida se basa en este tipo de esquemas disfuncionales. Rómpelos. Únicamente son pensamientos, no realidades.

 

4. Evita la queja

Quejarnos de todo aquello que nos ocurre es la mejor forma de perder energía y tiempo. Resulta de la rabia o el miedo, cuando debería aparecer realmente la tristeza. Esta última emoción es la que obedece a la pérdida, con el fin de que busquemos soluciones. Por tanto, si algo malo ha ocurrido, la queja, el enfado o el miedo no tienen cabida. Pongamos esa energía a trabajar para generar alternativas.

 

Tener una actitud basada en el optimismo inteligente es cuestión de trabajo y persistencia. Funciona a base de romper los viejos esquemas, sustituyéndolos por unos más sanos y productivos, que acaban teniendo un impacto directo sobre nuestra felicidad percibida.

 

 

Fuente:www.elperiodico.com



Todos los derechos reservados a
catamarcaya.com - catamarcaya.com.ar
Contacto directo:
[email protected]
Sms directo:
383 154 377769

Diseñado por: Martin Lobato Carbel