Miercoles 14
Noviembre de 2018
88 Usuarios en Linea
Catamarca
Argentina
210 avisos en clasificados

Hogar, plantas y mascotas

Cómo ahorrar energía en casa: gastá menos y cuidá el planeta

14/09/2018 | 

Disminuye el tamaño del texto Disminuir Fuente   Aumenta el tamaño del texto Aumentar Fuente   Imprimir Noticia Imprimir   Enviar la noticia por e-mail Enviar   Comentar Noticia Comentar   Publicar en Facebook Publicar   Publicar en Twitter Publicar
Noticia leida 465 veces

Reducir el consumo eléctrico en casa tiene un doble beneficio: podemos contribuir a cuidar el medioambiente mientras ahorramos unos cuantos pesos en la factura de luz. Es mucho más sencillo de lo que pensamos si aprendemos algunos consejos sobre cómo ahorrar energía. Qué aparatos conviene elegir y cómo usarlos para reducir el gasto eléctrico.
 
Los electrodomésticos consumen energía. Desde la heladera hasta la tostadora, todo abulta la factura de luz. Por eso es clave aprender cómo hacer un uso eficiente de los recursos y no gastar más de lo necesario. Te contamos todo lo que tenés que saber para ahorrar y convertir tu casa en un hogar más ecológico.
 
Consejos para ahorrar energía
 
Si buscamos ahorrar energía, primero tenemos que saber cuánto gastamos. Lo ideal es recurrir a un experto que realice una auditoría energética y analice las posibles fugas o el estado de aparatos eléctricos, pero es un recurso costoso y hay maneras más sencillas de analizar por nuestra cuenta el consumo del hogar.
 
Cómo calcular el consumo eléctrico
 
Cada electrodoméstico tiene un funcionamiento y un consumo diferente. Comprenderlo nos ayuda a seguir el flujo de gasto. Conocé cuántos watts por hora consumen los principales artefactos del hogar:
 
Cuantos watts consume una heladera: una heladera con potencia de 150 watts consume 63 watts por cada hora de funcionamiento. Si tiene freezer, una heladera con potencia de 195 watt consume 98 watts por hora.
 
Cuánto consume un horno eléctrico: el hornito mágico nos soluciona la vida pero es uno de los electrodomésticos que más electricidad consume. Por cada hora de funcionamiento, el consumo energético de una cocina eléctrica de 1300 watt es de 1040 Wh.
 
Cuánto consume el horno microondas: con una potencia de 800 watts, el microondas usa 640 Wh.
 
Cuánto consume la aspiradora: una aspiradora tradicional con una potencia de 750 watts gasta 675 watts cada hora.
 
Cuánto consume una estufa eléctrica: si bien es muy cómoda y no requiere instalación de gas para funcionar, consume alrededor de 2000 W por hora.
 
Para no tener que hacer el calculo mensual en base a los datos de cada aparato podemos conseguir un medidor de consumo eléctrico. Este dispositivo calcula en tiempo real todo lo que gasta el circuito de nuestro hogar. Se dividen en dos clases:
 
Individual: aporta los datos de uno o varios aparatos que estén conectados al mismo enchufe. Permite conocer datos exactos de cada cosa pero no provee una perspectiva del hogar.
 
Global: este dispositivo consigue los datos de toda la vivienda en kWh. Analiza cuáles son las áreas de la casa con mayor gasto y procesa los datos para que podamos entenderlos mejor y tomar decisiones al respecto.
 
 
Cómo lograr la eficiencia energética
 
Una vez que conocemos el consumo de nuestro hogar podemos pensar en reducirlo. Para eso, te damos algunos tips de ahorro de energía.
 
Aislar los ambientes: es muy importante que controlemos las potenciales fugas de aire en ventanas, puertas, extractores o conductos de ventilación. Esto hace que mantengamos la temperatura estable y no tengamos que gastar energía extra en calentar o enfriar los ambientes. Las cortinas puede ser grandes aliadas en esa dirección.
 
Hay ciertos escapes más sofisticados que deben encomendarse a profesionales, pero, en la mayoría de los casos podemos sellar las aberturas con una pistola de silicona o un poco de mezclilla.
 
Usar bombillas LED o de bajo consumo: las lamparitas tradicionales usan 10 veces más electricidad que las de bajo consumo o las LED. Si bien estas últimas son más costosas en términos económicos, duran mucho más tiempo y el gasto se amortiza . Este es uno de los cambios más sencillos que podemos hacer y puede hacer una diferencia enorme en la factura de luz (te puede interesar: cómo conectar tiras de LED).
 
Colocar cortinas y alfombras: si bien colocar cortinas o alfombras puede resultar caro en un primer momento, el gasto se justifica en ahorro energético. Tanto el frío como el calor pasan a través de ventanas y suelos, por lo que estos complementos generan una barrera más.
 
En invierno, las cortinas y alfombras eliminan puntos fríos y no permiten el ingreso de aire frío del exterior. En verano, reducen el consumo de aire acondicionado y ventiladores, ya que ayudan a mantener la casa fresca y protegida de los rayos del sol.
 
Desenchufar lo que no se usa: muchas veces dejamos los electrodomésticos enchufados sin usarlos. La tostadora, el microondas, el cargador del teléfono o el monitor de la computadora no son elementos que deban estar conectados a la corriente eléctrica constantemente y podemos desenchufarlos cada vez que no los estemos usando. Hacerlo permite ahorrar energía y no representa un esfuerzo demasiado grande.
 
Optar por duchas cortas: dejar que el agua caliente corra por un rato es relajante pero muy perjudicial si queremos lograr la eficiencia energética. Lo ideal es tardar entre 7 y 10 minutos en bañarnos si nuestro objetivo es reducir la cuenta de luz.
 
Apagar las luces: parece una obviedad, pero la mayoría de las personas entra y sale de los distintos ambientes de la casa sin tocar el interruptor. Este gasto hormiga se acumula y, a fin de mes, puede hacer una enorme diferencia. La luz representa el 20 por ciento del gasto energético en la mayoría de los hogares, por lo que dejar a oscuras las habitaciones que no estamos usando puede traducirse en dinero real a fin de año.
 
Lavar con agua fría: en el pasado los detergentes o el jabón no era tan eficientes como son ahora y debían ser acompañados por el calor del agua. Hoy están formulados para quitar la suciedad y manchas de los platos o la ropa a cualquier temperatura. En el caso de la ropa, esto también permite cuidar de mejor manera los tejidos y colores de las prendas. Pura ganancia.
 
Customizar el calentador del agua: por lo general, instalamos el termotanque o calentador de agua y nunca más tocamos sus preferencias. La mayoría de estos aparatos tienen una temperatura media de 60 grados centígrados, que es demasiado alta para nuestro cuerpo y las tuberías. Lo ideal es bajarla a 40 para alcanzar una mayor eficiencia energética.
 
Apagar la calefacción o el aire acondicionado: si no vamos a estar en casa, es fundamental apagar la calefacción o el aire acondicionado. Es cierto que a todos nos gusta llegar y encontrarnos con el ambiente a temperatura ideal, pero eso también implica un gasto enorme que difícilmente podamos afrontar cuando llegue la cuenta de luz.
 
Fuente: buenavibra.es



Todos los derechos reservados a
catamarcaya.com - catamarcaya.com.ar
Contacto directo:
[email protected]
Sms directo:
383 154 377769

Diseñado por: Martin Lobato Carbel