Domingo 15
Septiembre de 2019
138 Usuarios en Linea
Catamarca
Argentina
55 avisos en clasificados

Catamarca

Más usurpación de terrenos en esta Capital

01/06/2018 | 

Disminuye el tama´┐Żo del texto Disminuir Fuente   Aumenta el tama´┐Żo del texto Aumentar Fuente   Imprimir Noticia Imprimir   Enviar la noticia por e-mail Enviar   Comentar Noticia Comentar   Publicar en Facebook Publicar   Publicar en Twitter Publicar
Noticia leida 1002 veces

 

Muy silenciosamente, aunque sin escapar a la atenta mirada de los vecinos, comenzaron hace unos quince días a merodear terrenos y a llevar materiales a terrenos aledaños al barrio Antinaco.

Mientras hoy, algunas familias ya se asentaron con viviendas precarias semi terminadas, otras limpian terrenos, delimitando la parte “que les corresponde”, pero de una manera muy desordenada,, sin siquiera tener en cuenta un mínimo ordenamiento “urbano”.

Los vecinos de los barrios Antinaco I y II, en la zona oeste de esta Capital, están preocupados por lo que viene ocurriendo, pero también debería preocupar a los entes públicos.

Ya existen dos construcciones, una de ellas prácticamente terminada y la división de numerosas parcelas. También hay materiales de construcción diseminados que indican la futura construcción de viviendas.   

Según los vecinos, las tierras serían de los dueños de una empresa constructora. Asimismo, no es lugar muy apto para construir, por las características del terreno y algunos usurpadores desistieron en el intento.

Uno de los vecinos manifestó a un medio local;  “Todos creen que es venir y tomar tierras en lo que llaman Antinaco II y están convirtiendo el lugar en un verdadero laberinto. Construyeron en cualquier lado nuevas casas, sin seguir las más mínimas normas de urbanización y quedaron como en pasajes internos. No hay un orden, nunca respetaron nada y así se fue armando el barrio que llaman Antinaco II”.



Todos los derechos reservados a
catamarcaya.com - catamarcaya.com.ar
Contacto directo:
[email protected]
Sms directo:
383 154 377769

Diseñado por: Martin Lobato Carbel