Viernes 23
Junio de 2017
305 Usuarios en Linea
Catamarca
Argentina
265 avisos en clasificados

Actualidad

Trabajos en peligro de extinción

16/02/2017 | 

Disminuye el tamaño del texto Disminuir Fuente   Aumenta el tamaño del texto Aumentar Fuente   Imprimir Noticia Imprimir   Enviar la noticia por e-mail Enviar   Comentar Noticia Comentar   Publicar en Facebook Publicar   Publicar en Twitter Publicar
Noticia leida 380 veces

Por Gustavo Londeix

Hay infinidad de oficios, pero hago una pregunta. ¿Donde se encuentra un lechero, un deshollinador o un paragüero?. Tres profesiones que con el correr del tiempo desaparecieron.

Pero el mundo de la tecnología y la globalización está amenazando otras. Que en los próximos años podrían pasar a engrosar la lista de lecheros, deshollinadores, paragüeros y tantas otras que eran muy queridas y familiares.

A la cabeza de los que peligran están los carteros. Según el Departamento de Trabajo de Estados Unidos, en el 2022 estaría casi eliminada. La proliferación de la comunicación en línea, el uso de correo electrónico y el acceso inmediato a la información hará disminuir el volumen de correo tradicional hasta transformarlo sólo en un objeto de culto.

El lector de medidores tiembla. La colocación de lectores electrónicos remotos hace que las compañías de servicios públicos utilicen cada vez menos personal y cuanto más crezca la tecnología, habrá menos chance de tener empleados para este trabajo.

La gente viaja bastante por placer o trabajo, pero los agentes de viajes están en terapia intensiva. Cada vez más personas usan los servicios de compañías en línea para revisar y contratar paquetes de vacaciones. La inmensa oferta de vuelos y viajes por Internet y la posibilidad de compra desde una computadora han casi eliminados a estos trabajadores.

Empleado de videoclub. Furor en los años ’80, en cada barrio aparecían decenas de estos negocios a la par de las panaderías, las verdulerías o las carnicerías. Hoy, encontrar un negocio de este tipo, es una tarea titánica.

Costureras y sastres están arrinconados por la producción textil en serie.
Sus oficios se han transformado en artesanales. Sobreviven a duras penas. Y encontrar alguno que sepa bien su trabajo es tarea detectivesca.  

El técnico de laboratorio fotográfico es otro que ve un futuro muy oscuro. Ya no se velan los rollos si la mala suerte intervenía para que la cámara de fotos se abriera por accidente. Son los tiempos de selfies y celulares con poderosas cámaras. El revelado fotográfico ya casi es historia.

¿Quién no sintió en alguna mañana el sonido de una flauta de pan? Era el afilador que anunciaba desde arriba de su bicicleta que era el momento para que las amas de casas salieran a la calle con esos cuchillos y tijeras que no cortaban. El afilador los dejaba impecables en minutos con su torno. Ese sonido parecido a un chiflido ya casi nos parece prehistórico.

Tarde de playa en Mar del Plata. Uno esperaba a ese hombre con una mezcla de desesperación y ansiedad. Era el barquillero. A cambio de una monedita te daba la chance de tirar la ruleta de latón y ver cuántos barquillos te llevaba. Las tardes siguen existiendo. El mar también. Pero barquilleros quedan contados...

Los recortes en los números de vuelos y las fusiones de las aerolíneas hacen que las perspectivas de contratación de asistentes de vuelo sean remotas en los próximos años. Otra profesión que se está despidiendo.

Y por último figura el tornero. Los avances tecnológicos en la industria manufacturera han hecho que los operadores de torno sean menos necesitados. Otra añeja profesión que ve peligrar su existencia.

Globalización. Tecnología. Robots. Palabras duras, implacables. Que hacen desaparecer profesiones queridas.





Fuente: muy.clarin.com



Todos los derechos reservados a
catamarcaya.com - catamarcaya.com.ar
Contacto directo:
catamarcaya@yahoo.com.ar
Sms directo:
383 154 377769

Diseñado por: Martin Lobato Carbel