Sabado 25
Febrero de 2017
266 Usuarios en Linea
Catamarca
Argentina
493 avisos en clasificados

Actualidad

73 años de compartir la cama y un pedido especial para cerrar su historia

11/01/2017 | 

Disminuye el tamaño del texto Disminuir Fuente   Aumenta el tamaño del texto Aumentar Fuente   Imprimir Noticia Imprimir   Enviar la noticia por e-mail Enviar   Comentar Noticia Comentar   Publicar en Facebook Publicar   Publicar en Twitter Publicar
Noticia leida 780 veces

Compartieron la cama durante 73 años. Él, a veces tenía que partir para cumplir con misiones durante la Segunda Guerra Mundial y las de Corea y Vietnam. Pero siempre regresó a ella.

Cuando el coronel retirado George Morris, de 94 años, fue internado con diversas complicaciones de salud en el Fort Belvoir Community Hospital, de Virginia, Estados Unidos, para recibir asistencia en el final de su vida, ese vínculo pareció romperse para siempre. Los hospitales, por lo general, permiten a los familiares de los pacientes dormir en un sofá en la habitación, pero para Eloise, de 91 años, sobreviviente de cáncer y recuperada de dos fracturas de cadera y una de hombro, no era viable.

Entonces el hospital decidió hacer una excepción y admitieron a Eloise en lo que llamaron "internación compasiva" y colocaron una segunda cama junto a la de George., para que pudiera convertirse en el último lecho matrimonial de esta pareja que se conoció en la Kentucky rural de los años 30.

Él la vio primero

"Yo era estudiante de segundo año en la escuela secundaria, y había ido a ver una obra de teatro en una escuela de campo", cuenta Eloise, rostro aguileño, anteojos bifocales, casi sin canas, sentada en su cama reclinable, George descansa en su cama, a su lado. "Me vio y se fue a casa y le dijo a su madre:" Acabo de conocer a la chica con la que me voy a casar". Dijo: "La miré muy bien y no pude encontrar nada malo en ella, apenas un diente torcido".

Siguieron una salida al cine y un picnic. Eloise no puede recordar la película, estaba demasiado distraída por la emoción de tomar su mano en la oscuridad.

El picnic, sin embargo, fue inolvidable.

"George llegó con algo en la mano que tenía una manivela en el extremo y me preguntaba qué era esto." Era algo que ella nunca había visto antes – un fonógrafo portátil, y cuando giró la manivela comenzó a tocar "Sweet Eloise", una canción popular en aquella época. Giró esa manivela toda la tarde. "Oh, pensé que era genial."

La ciudad de Russell Springs, Kentucky, donde vivía ella en una granja, estaba a ocho millas de Columbia, donde vivía él. No tenía coche, así que él caminaba toda esa distancia para verla. A los 15 años, le llevó un anillo de compromiso.

"Tenía las cejas gruesas y los ojos diabólicos. No había visto a ningún tipo tan guapo".

Se casaron y tuvieron dos hijos y un pastor alemán que participaba de los partidos de softbol familiar. Después de vivir en Tokio y Alaska, finalmente se establecieron en Annandale, Virginia.

Las cejas de George ahora están caídas y luce débil, con sus ojos entrecerrados, con una bandeja de jugo y puré de manzana a su lado. Pero de vez en cuando, mientras ella habla, él interviene, con su voz alzándose junto a la de Eloise como un eco.

¿El secreto de siete décadas de amor? "Sé feliz, en los momentos buenos y malos. Ríe".

Sus hijos ya murieron. El mayor hace tres o cuatro años. El menor hacer algunos meses. Y la mayoría de sus nietos y bisnietos viven en otras ciudades. Aunque a veces los visitan, están la mayor parte del tiempo solos.

"Admitir a Eloise para que pudiera estar untos George no fue una decisión difícil", explicó el médico de la pareja, el mayor del Ejército de Estados Unidos, Seth Dukes. "Nos ocupamos de las personas que han cuidado de nuestro país", dijo. Y lo extendemos a sus seres queridos.

En este momento, contó Dukes, George está lidiando con una combinación de problemas médicos y el objetivo es mantenerlo cómodo.

Para Eloise, es difícil verlo incapaz de hablar o comer mucho. "La expresión en su rostro ha cambiado, sus ojos parecen fijos", cuenta. "Es doloroso ver a alguien perderlo todo, especialmente los días en que no me reconoce".

Pero su presencia parece consolarlo. "Él habla en sueños, y cuando comienza pongo mi mano en la suya y se detiene." Durante el día, ella le habla. "Aunque no sé si puede oírme, siempre lo agradezco por cuidarme tan bien durante tantos años".

Eloise parece cansada y entonces hace lo que le parece más natural: se acuesta junto a su marido y lo abraza. Con sus manos ahora moteadas de lunares y sus venas turgentes, sus dedos todavía saben cómo entrelazarse.


Eloise Morris lleva un anillo que Geogre le obsequió./ Bonnie Jo Mount
Eloise Morris lleva un anillo que Geogre le obsequió./ Bonnie Jo Mount



Fuente: www.infobae.com



Todos los derechos reservados a
catamarcaya.com - catamarcaya.com.ar
Contacto directo:
catamarcaya@yahoo.com.ar
Sms directo:
383 154 377769

Diseñado por: Martin Lobato Carbel